Fighting for Families / Luchando para Familias

En Español
In English

We are a nation of immigrants. Our greatest national monument, the Statue of Liberty, is etched with the words: “Give me your tired, your poor, your huddled masses yearning to breathe free…” Today, those words are weighing heavily on my mind and heart.

This morning the U.S. Supreme Court issued a ruling blocking President Barack Obama’s executive action on immigration that would have provided more than 4 million immigrant families the opportunity to stay together and further contribute to the fabric of America. Millions of American immigrants will be forced to continue living in perpetual fear of deportation and the threat of losing everything they know: their loved ones, their careers and their families. In Seattle, 1 of 5 residents are foreign born and statewide it is estimated over 100,000 are undocumented. Today’s decision means that these Seattle families awoke today to news that our federal government has, once again, failed them. To these families, I say: Seattle will not fail you. This City is your home and you belong here.

I am proud to chair the New American’s committee on the Seattle City Council and to continue my advocacy on behalf of immigrants and refugees as an elected official. But, I am equally proud to be the child of parents who originally came to this country as undocumented immigrants from Mexico. I am at once the first person of Latino descent elected citywide in Seattle, the daughter of a mother who became a U.S. Citizen in 1996 and a father who adjusted his status and became a legal permanent resident. This is why the immigration struggle and movement is deeply personal to me.

Our country’s highest court missed an opportunity to provide clarity and guidance for the nation, the sole service they are charged with. Instead, they have parted radically with the founding doctrine of our nation. We are the greatest nation on Earth only because we are a diverse group of people, banding together to make a dream work. Today’s deadlock is a setback for immigrant families.

But the movement is far from over. I believe desperately in those words at the base of the Statue of Liberty. I know that you do too. The immigrant community is resilient, one of indomitable spirit and hope. Our unwavering commitment to American values of justice, respect, dignity and togetherness make us who we are.

The movement for justice will not stop until every American can live with dignity, without fear of being separated from their families. For our opponents, this is purely political. They stand to lose nothing. But for immigrant families, it’s personal. We stand to lose our most cherished value: family unity. I know that justice will prevail because we will continue to demand it.

This November is an opportunity for immigrant families to make their voices heard. Now is not the time to retract. Now is the time to double down. We must double down on helping eligible immigrants become U.S. citizens. We must double down on registering those immigrant U.S. citizens to vote. And, we must double down on turning out the vote of these New Americans. It is through civic engagement that immigrant families will make their voices heard in the other Washington.

Somos una nación de inmigrantes. Nuestro mayor monumento nacional, la Estatua de la Libertad, está grabado con las palabras: “Dame tus cansados, tus pobres, tus grupos masivos que desean respirar en libertad …” Hoy en día, esas palabras están pesando fuertemente en mi mente y corazón.

Esta mañana la Corte Suprema de los Estados Unidos emitió un fallo [link] bloqueando la acción ejecutiva del Presidente Barack Obama sobre la inmigración que habría proporcionado más de 5 millones de familias inmigrantes la oportunidad de permanecer juntos y contribuir aún más a la tela de América. Millones de inmigrantes se verán obligados a seguir viviendo con el miedo de ser deportados y la amenaza de perder todo lo que saben: sus seres queridos, sus carreras y sus familias. En Seattle, 1 de 5 residentes es nacido en el extranjero y se estima que mas de 100,000 inmigrantes indocumentados viven en el estado de Washington. La decisión de hoy significa que estas familias de Seattle despertaron hoy con la noticia de que nuestro gobierno federal, una vez más, les ha fallado. Para estas familias, digo: Seattle no te fallará. Esta ciudad es su hogar y usted pertenece a este lugar.

Estoy orgulloso de ser la presidenta del comité de los Nuevos Americanos en el Consejo de Seattle y continuar mi defensa en nombre de los inmigrantes y refugiados como consejal. Pero, también estoy orgulloso de ser hija de padres que originalmente vinieron a este país como inmigrantes indocumentados de México. Estoy a la vez la primera persona de origen Hispana elegida para representar toda la ciudad de Seattle, la hija de una madre que se convirtió en un ciudadana de los Estados Unidos en 1996 y un padre que ajusto su estatus y se convirtió en un residente legal permanente. Estas son las razones por cual la lucha de la reforma migratoria comprensiva es muy personal para mí.

La Corte Suprema de los Estados Unidos perdió la oportunidad de proporcionar claridad y orientación para la nación, el único servicio que se acusa. En su lugar, se han separado radicalmente con la doctrina de fundación de nuestra nación. Somos una nación admirable sólo porque somos también un grupo diverso de personas. Estancamiento de hoy es un revés para las familias inmigrantes.

Pero nuestro movimiento está lejos de terminar. Creo desesperadamente esas palabras en la base de la Estatua de la Libertad. Yo sé que tal vez para usted también. La comunidad inmigrante es elástica, una de espíritu indomable y con grandes esperanzas de alcanzar el gran sueño American. Nuestro firme compromiso con los valores estadounidenses de justicia, el respeto, la dignidad y la unión, nos convierte en lo que somos.

El movimiento por la justicia no se detendrá hasta que todos los estadounidenses puedan vivir con dignidad, sin temor de ser separados de sus familias. Para nuestros oponentes, esto es puramente político. Ellos pueden llegar a perder nada. Pero para las familias inmigrantes, es personal. Vamos a perder nuestro valor más preciado: la unidad familiar. Yo sé que la justicia prevalecerá, porque vamos a seguir exigiendo la justicia.

Este mes de noviembre es una oportunidad para que las familias inmigrantes para hacer oír su voz. Ahora no es el momento para retraer. Ahora es el momento de doblar nuestros esfuerzos. Debemos doblar los esfuerzos en ayudar a los inmigrantes elegibles a convertirse en ciudadanos de Estados Unidos. Debemos doblar nuestros esfuerzos sobre el registro de los ciudadanos inmigrantes estadounidenses a votar. Y, hay que doblar nuestros esfuerzos en asegurar que estos nuevos estadounidenses llegan a votar. Es a través de la participación ciudadana que las familias inmigrantes harán oír su voz en el otro Washington.


© 1995-2016 City of Seattle